EL ORIGEN: SANTA CRUZ-PLAZA DEL ARTE


"HOJA DEL LUNES"
       5-noviembre-1973
(TRANSCRIPCIÓN LITERAL)

"ARTE"


                 Ayer, 4 de noviembre de 1973, fué inaugurado la -Exposición de Arte en Plaza de Santa Cruz. La iniciativa, que ha encontrado el apoyo y aliento de Nuestro Ayuntamiento, se debe a la Comisión de Cultura de la Asociación Aragonesa "El Cachirulo".



                              Asistieron, el alcalde de la ciudad, D. Mariano Horno Liria; el presidente de la Diputación D. Pedro Baringo Roxinach; el presidente de la Asociación Aragonesa "El Cachirulo"; el presidente de la Comisión de Cultura, D. Alfonso Zapater; miembros de la Asociación; artistas y críticos y numeroso público.



               La feliz y acertada iniciativa, que tan excelente acogida ha tenido por parte de los zaragozanos desde el primer día, se debe a la Comisión de Cultura de la Asociación Aragonesa "El Cachirulo" que, con muy buen criterio, ha decidido recientemente ampliar sus actividades, dándoles una proyección aragonesa y ambiciosa, de acuerdo con los tiempos. Cuando comunicaron a las autoridades su propósito de crear una Exposición de Arte al aire libre, encontraron toda clase de facilidades y apoyo. El Ayuntamiento autorizó la utilización de un lugar tan apropiado y con tanta personalidad como la Plaza de Santa Cruz y dispuso que el Servicio de Parques y Jardines lo adornase y ambientara adecuadamente, y que Policía Municipal se encargara de la ordenación y vigilancia.



           Esta primera experiencia, que ha tenido un éxito indudable, ha servido para comprobar que los zaragozanos responden a la llamada del arte y de los artistas. Hasta tal punto que el próximo domingo será cortada la circulación en las calles adyacentes, a fin de habilitar un espacio mayor y conseguir una mayor tranquilidad para los visitantes.En la segunda edición del la Exposición de Arte - inicialmente se celebrará los domingos, de once de la mañana a dos de la tarde - serán expuestas también esculturas, con lo que se completará la muestra. Las esculturas se situarán en la zona que rodea el estanque, para una mejor visibilidad y relieve de las mismas.

               Ayer acudieron dieciséis artistas que presentaron desde posters de 35 pesetas, hasta óleos valorados en varios miles. Tanto las autoridades - el alcalde manifestó que el Ayuntamiento prestaría su apoyo y aliento a esta simpática iniciativa - , como los artistas y el público, pusieron de relieve su satisfacción por esta primera edición del Mercado-Exposición de Arte instalado en la Plaza de Santa Cruz. Los directivos de la Asociación Aragonesa "El Cachirulo" recibieron muchas felicitaciones, a la que unimos la nuestra, ya que al mismo tiempo que se revaloriza y se da vida a uno de los rincones más típicos y gratos de la ciudad, se presta un extraordinario servicio a la cultura.



ARTE EN LA PLAZA DE SANTA CRUZ

     El huevo de Colón. Sí, a uno la iniciativa de la Asociación Regional "El Cachirulo"--¡ojo!, no confundir con el complejo turístico de igual nombre-- le trae a la memoria lo del huevo de Colón. ¡Pero cómo no se nos había ocurrido antes! ¡Cómo no habíamos caído antes en la cuenta de que la bella y recoleta plaza de Santa Cruz estaba reclamando una cosa así!


          Bueno, espero que ustedes sepan de qué estoy hablando. El pasado domingo, de once a dos, la plaza de Santa Cruz, por iniciativa de los "cachirulistas", iniciaba una andadura que--con la colaboración de los pintores zaragozanos--, habrá de repetirse cada domingo, de ahora en adelante: convertirse en plaza pública donde los artistas expongan sus obras y donde los que lo somos menos --ó más-- (los que pintamos menos, vaya), podamos ir a admirarlas y a adquirirlas si así nos viene.


          La mañana del pasado domingo, este mercado popular de pintura al aire libre tuvo una animación extraordinaria y, sobre todo, sirvió para dar el espaldarazo ciudadano, popular, a la idea. Los zaragozanos dijeron sí: se llegaron hasta la plaza de Santa Cruz, admiraron las obras, compraron en bastantes casos y, especialmente, tuvieron la satisfacción de comprobar que a las inquietudes artísticas les sienta bien el aire libre. ¡Que no es poco! Los zaragozanos dijeron sí, y también los pintores, los que se atrevieron a exponer --sin saber el resultado de la experiencia-- y los que aguardaron a ver cómo marchaba aquéllo y que, a la vista del éxito, estarán allí, en la plaza de Santa Cruz, este próximo domingo.


          Zaragoza ha encontrado su "Place du Tertre", pero en mejor, en más bonito (aparte de que nuestros pintores son mejores que los poarisienses, por supuesto). El lugar no puede ser más adecuado, en el centro de un sector que desde estas páginas hemos promocionado y sobre el que pedimos se dictasen unas ordenanzas especiales dada la importancia de las unidades arquitectónicas de la zona: iglesia de Santa Cruz, palacio de los Pardo, caserón del Canal (ó palacio de los Tarín, actual sede de "El Cachirulo"), palacio de la Caja Rural, palacio de San Félix y San Voto (por cierto, ¿qué se hace de él tras la marcha de las monjas?), casitas modernistas de la plaza, etcétera.


          "Santa Cruz, Plaza del Arte", ha sido una de esas cosas que la ciudad estaba esperando y que, por fin --gracias al "Cachirulo" y, no podemos dejar de decirlo, a la particular iniciativa de nuestro compañero Alfonso Zapater, miembro de la junta-- Zaragoza ha conseguido. Ahora a todos nos toca darle impulso y continuidad. Existe el proyecto de crear, también, para más adelante, un mercado de flores. Nos parece magnífico. Y uno invitaría a los organizadores a que enriquecieran la "Plaza del Arte" con exposición de artesanía regional, (cerámica, cueros, forjas...), muestras de nuestros escultores y fotógrafos artísticos, y que allí mismo, en la plaza, pudieran los pintores, cara al público, crear sus obras, pintar los rincones de la plaza, hacer retratos...En fin, creo que estas ideas estarán en la mente de los organizadores y una vez puesta en marcha la iniciativa --que ha contado con la total colaboración de nuestras autoridades-- no será difícil irlas viendo hacerse realidad poco a poco. El primer paso se ha dado. Ahora corresponde a nuestros artistas colaborar, en su totalidad, con la iniciativa.Zaragoza se nos ha vuelto de repente mucho más atractiva, más viva, más artística, más convivencial. Sí.¡, sí, no exagero. En vez de crear la gran avenida que no conduce a parte alguna, ó el aparcamiento horripilante, ó el gigantesco edificio de "nichos para vivos"--como alguien con macabro humor ha bautizado a nuestras actuales viviendas-- (iniciativas todas ellas pensadas antes ó después para esa zona), se ha rescatado una plaza --una de las pocas de sus características que nos queda, si no la única-- para que la gente esté, se reúna, pasee, converse, ver la labor artística de artistas suyos, convecinos, amigos. ¡Qué importante es ésto! ¡Qué poco se aprecia! ¡Tenemos que empezar a crear sitios así, sitios donde pararnos, sitios para estar, porque hoy todo nos empuja a irnos, a marcharnos --ay-- a ninguna parte!
Gracias, muchas gracias al "Cachirulo" por la iniciativa. Y a perseverar.
                                                                                                           BRAULIO
   


-----------------------------------------

"HERALDO DE ARAGÓN"
6-noviembre-1973
  (TRANSCRIPCIÓN LITERAL)

          El domingo, subasta de cuadros en la Plaza de Santa Cruz. Manuel Viola, el gran pintor aragonés, animará personalmente las pujas.


     Se trata de llevar un mensaje fraternal a un centro zaragozano de tanta simpatía popular como es el Asilo de los Ancianos Desamparados, que regentan las Hermanitas de los Pobres. Se trata de alegrar la Navidad a unas gentes que lo dieron todo a cambio de nada.


     La Asociación Regional Aragonesa "El Cachirulo" había planteado a través de su Comité de Actividades Sociales, llevar una fiesta de jota a los acogidos en el mencionado centro benéfico. Para ello, nada mejor que recurrir a otros ancianos, precisamente los que componen la rondalla del Hogar de Pensionistas del Boterón. Así mismo, los miembros de la junta de gobierno de "El Cachirulo" habían acorddado aportar distintas cantidades para obsequiar a los acogidos en el Asilo de los Ancianos Desamparados.


     Todo estaba previsto - y sigue estándolo - para el próximo día 23, antesala de la Nochebuena. Pero los pintores que acuden los domingos a exponer en la Plaza de Santa Cruz no han querido permanecer al margen; de ahí la iniciativa de celebrar una subasta de obras de arte. "El Cachirulo", promotor del Mercado del Arte zaragozano, acogió con alegría la feliz idea y se ha propuesto apoyarla. La primera llamada sonó en el propio recinto de la Plaza de Santa Cruz y la respuesta se ha traducido en varios cuadros donados generosamente.


     La subasta - anuncian - se celebrará el próximo domingo, día 16, a partir de las once de la mañana. Todavía queda tiempo para nuevas aportaciones. La llamada es extensiva a todos los pintores aragoneses. Aquéllos que lo deseen pueden llevar sus obras a la Plaza de Santa Cruz 19, de siete a nueve de la noche, hasta el día 15 inclusive.


     La subasta promete ser interesante, ya que Manuel Viola, el gran pintor aragonés, animará personalmente las pujas. Con él, José Mª Zaldívar y otras personas de la vida zaragozana.    

 Es tiempo de Navidad y el llamamiento adquiere, por eso mismo, una emoción entrañable.     - Desde Santa Cruz con ilusión - ha dicho Antonio Clavería, secretario general de "El Cachirulo".     Naturalmente, el importe de la subasta será destinado a adquirir regalos para los ancianos. La entrega de los mismos tendrá lugar en la gran fiesta aragonessa del día 23.     El arte cumple siempre - y en esta ocasión más todavía - unas noble finalidad.
                                                                                                                      A.Z.


CARTA ABIERTA.
A los pintores y escultores aragoneses.

     "Admirados y respetados compañeros de fatigas:     Seguro que habéis seguido con interés las informaciones sobre el "Mercado de arte" en la Plaza de Santa Cruz que por iniciativa de la peña aragonesa "El Cachirulo" empezó a funcionar el domingo pasado y en torno al cual ha extendido sus alas protectoras nuestro Ayuntamiento. Comentarios, entre vosotros, para todos los gustos. Muchos fuimos a dar una vuelta y nos conquistó esa sala "a todos los vientos" que es nuestra recoleta plaza de Santa Cruz.


     Unos no teníais obras disponibles, otros habíais mirado antes vuestros largos y triunfales historiales, algunos estábamos "en capilla" de una inauguración, a la cabecera de un enfermo ó con otros problemas. Como siempre, los jóvenes nos dieron un ejemplo de arrojo, salero y visión de futuro.     Desechemos prejuicios estériles. He aquí una ocasión de hacer Zaragoza "a imagen y semejanza" de los artístas plásticos. Salgamos nosotros al encuentro del pueblo abierto;  ellos nos entenderán, estoy segura. Nuestros zaragozanos, cabales y mesurados, pueden ser una excelente aguja orientadora para el concepto artístico de cada uno de nosotros. Su socarronería librarnos del defecto de la presunción.


     Si me decís que "no entienden", hagamos una prueba. Dejémosles ver nuestra obra. Seguro que nos llevaremos una sorpresa. Os quería decir que creo en nuestra gente llana y he comprobado muchas veces el respeto que sienten por el trabajo de los demás y lo dispuestos a la admiración que se hallan cuando saben que una cosa es también "suya", aragonesa, de casa. Mucho más de lo que el artista, emparedado entre su "estudio" y su "élite" puede sospechar.


     Os espero, amigos. No faltéis a la cita. En último término también nosotros necesitamos vernos y conocernos. ¿No sería ya resultado suficiente en un mundo de soledad como el actual?                                                                                     Zaragoza, 6 de noviembre.                                                                                     María Pilar Burges.




EXPOSICIÓN-MERCADO DE ARTE EN LA PLAZA DE SANTA CRUZ.
"Heraldo de Aragón"
6 de Noviembre de 1973
(Transcripción literal)

     Ayer, a partir de las once de la mañana, se inició en Zaragoza una nueva modalidad de exposición, un mercado de arte al airre libre que, organizado por la Comisión de Cultura de la Asociación Aragones "El Cachirulo", tendrá lugar todos los domingos.

     La iniciativa promete, ya que la participación de artistas fué considerable (dieciséis en total) y la de público magnífica. La Plaza de Santa Cruz, un emplazamiento adecuadísimo, estuvo hasta las dos de la tarde llena de curiosos y aficionados, que se interesaban por las obras allí ofrecidas. A la apertura asistieron nuestras autoridades. El Ayuntamiento ha prometido su apoyo, a fin de que el nuevo mercado artístico tenga todas las ventajas posibles.

     Después de una  mañana en la plaza de Santa Cruz, cabe asegurar el éxito de esta primera edición. No tanto por la importancia de las piezas expuestas como por el número y la actitud de los visitantes. Había, desde luego, cosas de calidad, en gran medida pertenecientes a pintores jóvenes, puesto que los "consagrados" - por lo visto - no se arriesgan. Luego hablarán de socialización del arte, socialización de treinta mil duros el cuadro (es un decir), que no es mal precio. En fin, otra de las paradojas contemporáneas. Pero, de verdad, uno de los sistemas prácticos de llevar arte a la mayoría es ponerlo así, sin pretensiones, en la calle, al alcance de todo el mundo. Y, a ser posible, barato, para que resulte asequible. En este caso hubo hasta "posters" de 35 pesetas.

     No se trata de seguir en detalle a los que colaboraron ni de hacer una crítica. Estoy seguro de que la próxima vez crecerán bastante. Se habla de poner también escultura. Y no vendrán mal algunas pequeñas facilidades de montaje, algún modo de colocar las obras más altas, por ejemplo. Aunque aquí no se buscan complicaciones. La plaza de Santa Cruz es de por sí un marco estupendo, un sitio donde se puede pasar una buena mañana de domingo. Espero que todo marche y el optimismo se confirme. Vale la pena.
                                                                                                 A. AZPEITIA.



---------------------------------------- 

 "HERALDO DE ARAGÓN"
12-noviembre-1973
  (TRANSCRIPCIÓN LITERAL)


     Aunque el nivel artístico de la ciudad pedía y necesitaba un lugar donde exponer libremente unos cuadros, unas esculturas, nadie pensaba que el primer día del mercado-exposición de arte en la calle llegara a alcanzar el éxito que fué. Al margen del número de personas que acudió en distintas horas a la plaza, de la calidad de las obras, de los precios, lo más importante fué el ambiente que se creó en torno a los domingo irá en aumento cuando entre artistas y público se establezca una comunicación mayor.

     Desearíamos que el mercado-exposición no se quede sólo en eso, con ser mucho, que cuando la experiencia dé para más se organicen coloquios, o que al menos se fomenten o no se prohíban. Que el espectador no se quede sólo ante la ventana hacia el arte que puede ser el cuadro. De momento se anuncia para los próximos domingos que habrá pintores que instalen sus caballetes en la misma plaza, que el recinto se engrandecerá al quedar cortada la circulación de las calles próximas y disponer de las calzadas; que el Ayuntamiento piensa en remodelar la plaza...

     Fernando Cortés, Francisco Rallo, Manuel Marteles, José Luis Lisón Serrano, Enrique Lascaso, Angel y V. Pascual, Francisco Simón, Carlos Roldán, Concepción Andrés, Antonio de la Iglesia, Florencio Cabello, José María Blasco, Alfonso Z. Delgado, Ignacio Moreno, Guillermo Cabal, Manuel Boyero, Maturén, Usón y Enrique Larroy son los que el domingo llevaron sus obras a ala plaza.
     Como sabrán, el único requisito a cumplir es la inscripción, que puede realizarse durante toda la semana de siete a nueve de la tarde, en las oficinas de "El Cachirulo", plaza de Santa Cruz 19, incluso el mismo domingo hasta las diez de la mañana se admiten obras.
     Quizás la anécdota del día la protagonizó un señor, que quiere permanecer en el anonimato, que entregó 10.000 pesetas con el fin de promocionar la idea.

     Este mercado-exposición, con estar pensado más para artistas que comienzan, quisiéramos que las primeras firmas de arte de nueatra ciudad estuvieran presentes en él, por cuanto el fin de la exposición es divulgar el arte, y en repetidas ocasiones y desde estas páginas ellos han hablado de su voluntad hacia la promoción artística.

     La idea, que como se resordará es promoción de la comisión de actividades culturales de la asociación "El Cachirulo", creemos que merece toda la atención y cuidado de la ciudad no para mediatizarla, sino para que se vaya desarrollando libremente y llegue a ser un núcleo artístico de importancia.
                                                                                           
                                                                                                              L.J.G.B.

    
--------------------------------------------------- 
---------------------------------------------------


  EL ORIGEN: SANTA CRUZ-PLAZA DEL ARTE  II


Noviembre de 1973

Mi nombre ES PLAZA DE SANTA CRUZ pero, desde hace años, todos me llaman LA PLAZA DEL ARTE. Nací en ZARAGOZA (España), y siempre he vivido aquí. Me encuentro bien. Bueno, ahora no muy católica.Verán. Yo, antes, era bastante coqueta. A pesar de muchos años de historia (No en balde estoy en pleno casco viejo), siempre me he conservado con esa apariencia de madurez pero con un aspecto cándido que hace que la gente, al verme, se queden parados, giren sobre el eje de sus talones y me observen, casi a escondidas, desde la esquina por la que entran, quietos... yo creo que simplemente me contemplan.


Año 2007

“¡Qué acogedora!” Ya estoy acostumbrada. Es la frase que siempre repiten. Y continúan su camino que, sin quererlo, transforman en un “tonto”deambular, como aburrido. Lo entiendo. Son esos pasos que se dan cuando te estás impregnando del ambiente de un lugar, que te sorprende y te atrapa, pero con un sosiego especial. La gente pasea como si el tiempo se hubiera detenido. Como si no contara. Parece difícil en estos tiempos.


          Decía que no me encuentro muy católica porque yo antes presumía de una cruz que, rematada con  cuatro farolas, me daba un empaque casi señorial. ( La joya en cuestión me la hizo D. Pablo Remacha. Tenía a sus pies una peana que invitaba a una oración por los mártires de la guerra. Creo que muy propia porque ni especificaba la guerra ni los mártires. Al fin y al cabo, de uno ú otro modo,  en las guerras todos son mártires). Ocupaba el centro y la rodeaba un espacio “ajardinado”, es decir, césped. Es curioso observar como los jardineros se afanan una y otra vez en un inútil intento de recuperar su aspecto verde y alfombrado. Y es que lo rodea una valla tan bajita que permite que las mascotas de la vecindad y las visitantes entren y disfruten del espacio “a sus anchas”. Si supieran lo que cuesta mantenerse hermosa. Me dejan llena de manchas. ¡Pues no me gustan los granos ni las pecas!


          Veréis, desde hace más de treinta años, por la loable iniciativa de unos pocos, irrumpieron en mi letargo protagonista unos cuantos pintores, muy bulliciosos ellos, que con sus cuadros a cuestas  me vestían de mil colores. Fue algo asombroso. De la noche a la mañana me convertí en la reina de los domingos. Hasta vino el alcalde. Había pintores que, unos famosos y otros que llegaron a serlo después, me animaban las mañanas. ¡Qué bullicio! Parecía un mercado. Pero un mercado de los de mirar. Porque mira que había cosas que mirar. La gente, unos de paso y otros a propósito, acudían al espectáculo. Era todo luz, color y sensaciones. Me gusta el sosiego y la serenidad  pero he de confesar que aquélla experiencia me llenó de alegría. Servía para mucho más que adornar un rincón, un cruce de caminos que no van a ninguna parte y a todas. Los pintores venían con sus obras, para mi regocijo, y expuestas al criterio popular, las extendían por el suelo y cubriendo las paredes, casi con descaro. Quienes no se atrevían a exponer sus cuadros fuera del ambiente familiar, lo hacían aquí, salvando la barrera de la timidez ( El artista puede ser aquí un espectador más y, en el anonimato, escuchar las críticas que, como debe ser, surgían sin ningún miramiento. Buenas y malas. También quienes de alguna manera sabían de su valer, ó ya habían expuesto en alguna galería, lo hacían con el mismo entusiasmo. Porque he de decir que esta historia nació con el criterio de divulgar el arte y dar a conocer nuevos valores pero, me consta, que de vez en cuando algún cuadro vendían. Y por qué no. No se molestaba nadie por eso. No pasaba de ser un pequeño aliciente para el artista.


Marzo 2008
  

Tanto es así, que desde entonces gozan de mi espacio; por concesión municipal; sin más requisito que acudir con su obra, extenderla y estar. Tampoco pagan ningún canon ni licencia y eso está muy bien. El arte no debe tener barreras de ningún tipo. Pedir licencias y pagar cánones coarta, y mucho, sobre todo a quienes empiezan y quieren darse a conocer. En estos casos, ya es bastante con vencer la timidez.


          Pero los años pasan y, claro, para mí también. Con un pequeño toque estético y lo presumida que soy, seguro que volvería a ser, con todos los derechos, LA PLAZA DEL ARTE. Porque, la verdad, da pena verme. Sin cruz, sin peana, con un siempre ajado vestido pardo, que nunca verde. Y es que los pintores hace tiempo que no me piropean. Es lógico. Ya sólo un puñado de románticos me acompaña cada domingo, leales y cariñosos. Me consta que incluso han pedido al Ayuntamiento un pequeño esfuerzo y me han dicho que no desespere. Que cómo van a hacer oídos sordos. Que tenga confianza, que me acicalarán como merezco. Están seguros que, una vez remozada, volveré a ser el centro de atención de las mañanas de domingo. Que seré tan importante como la misa de 12 ó el vermouth. Que hasta se plantearán promocionarme oficialmente, que si una ruta cultural que enlace otras compañeras como yo, que si seré la ruta del arte y la tapa..., yo qué se. Me hablan con tanto entusiasmo que me han contagiado. Y yo también quiero colaborar con ellos.


          Les contaré, al oído a quienes me visiten, mi pequeña historia; para que no se desanimen. Que no voy a estar consumiéndome más tiempo. Gritaré a las Administraciones que se fijen en mí. Que les devolveré ciento por uno todos los piropos. Que poseo el carisma de la edad y la jovialidad de la alegría.


          Llamaré la atención de los medios de comunicación segura de que, conmovidos, se unirán a mi llamada y atraerán, no sólo las partidas presupuestarias sino también, tan importante ó más, a esa avalancha de artistas, que los hay y que, como dije, quizás no se atreven a venir.Y, especialmente, quiero lanzar desde aquí una llamada a todos aquéllos artistas, pintores, escultores y de otras expresiones artísticas, que seguro que los hay, y muchos, con deseos de exponer su obra al criterio popular, para salir a la luz, para que sepan que están ahí, para que se fijen en ellos como se fijarán en mí. ¡ VENID A LA PLAZA ¡ La sensación de exponer la obra en la calle es única. Y...Quién sabe. Es una buena manera de acercar a todos el arte. Y de que todos se acerquen a vosotros. El mejor reclamo de mi resurgimiento es, sin ninguna duda, VUESTRA PRESENCIA. Quiero, por qué no, darme la mano con San Jaime, y con Montmartre, y con tantas otras como yo, poderlas tutear.


      Contadme vuestras cosas, vuestras ideas, lo que queráis. Me entusiasmará si mi propuesta os agrada. Nada me haría más feliz.
Una vez más, ¡ VENID A LA PLAZA ¡  Porque, para todos soy, y quiero serlo siempre, SANTA CRUZ, PLAZA DEL ARTE.

                                                                  Zaragoza, noviembre 2007